Compartir en

El Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) es un tributo municipal que grava la realización de cualquier tipo de actividad económica. A sus efectos, se considera actividad económica la realización de actividades empresariales, profesionales o artísticas cuando suponga la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos, con el fin de intervenir en la producción o distribución de bienes de servicios.

¿Cómo se calcula este impuesto?

Este impuesto tiene diferentes cuotas en función del ámbito territorial en el que se desarrolla la actividad. Así, podemos tener cuotas estatales, provinciales y locales.

A grandes rasgos, las actividades económicas empresariales se dividen en actividades industriales, comerciales, de servicios y mineras, cuya clasificación, a su vez, se realiza en epígrafes que las enclava en una actividad concreta.

No obstante, en la gestión de este impuesto juega un papel determinante la clasificación de las actividades, pues la asignación de un epígrafe u otro puede suponer una forma de tributación diferente y, por lo tanto, un ahorro.

En consecuencia, es de vital importancia conocer cada uno de los epígrafes para darte de alta en el que mejor se adapta a tu actividad. En este sentido, en FI Group somos expertos en tributación local y podemos ofrecerte asesoramiento.

¿Quiénes tienen obligación a declararlo?

Son obligados tributarios aquellos que tengan una cifra de negocio superior a 1 millón de euros en territorio común y 2 millones de euros en territorio foral, Por lo que aquellos que no superen esta cifra solo tienen obligación de darse de alta en el censo de actividades indicando su actividad en el plazo de 1 mes desde el inicio de la actividad.

¿Qué se tiene en cuenta para calcular el IAE?

La determinación de la cuota del IAE depende de las reglas contenidas en cada uno de los epígrafes. Así, de manera genérica, su cálculo se realiza a partir de la cuota de actividad y/o la cuota de superficie:

  • La cuota de actividad puede consistir en un importe fijo o determinado a partir de una escala de tramos en relación, por ejemplo, con la potencia instalada (KW), la población de derecho, las camas de los hospitales, el aforo de los locales de espectadores, las estrellas o las categorías de los hoteles…
  • La cuota de superficie, como su nombre indica, parte de la superficie de los locales en los que se desarrollan las actividades económicas, a la que se aplica un coeficiente corrector.

Las cuotas del IAE tienen en cuenta el importe neto de la cifra de negocio del sujeto pasivo en los dos ejercicios anteriores a su liquidación, mediante la aplicación del correspondiente coeficiente de ponderación, que varía desde el 1,29 al 1,35.

¿Influye la situación de los locales en la cuota del IAE?

Lo cierto es que en la determinación de las cuotas locales entra en juego el denominado coeficiente de situación. En este sentido, la Ley de Haciendas Locales prevé que los Ayuntamientos puedan establecer coeficientes de situación en función de la categoría fiscal de la calle en la que se ubique el centro en el que se realiza la actividad.

Dichos coeficientes de situación, en palabras de la propia norma, ponderan “la situación física del local dentro de cada término municipal”. Para ello, se hace necesario contar con la previa categorización de las diferentes calles del municipio, por lo que los Ayuntamientos están obligados a aprobar los denominados “callejeros fiscales”.

En todo caso, se requiere que, en el municipio en cuestión, se pueda distinguir más de una categoría de calle. Es decir, es necesario que, como mínimo, existan dos calles. Asimismo, debe tenerse en cuenta que una misma calle puede tener más de una categoría fiscal, si bien cada categoría afecta a tramos delimitados.

Además, el establecimiento de categorías de calles no puede realizarse de forma arbitraria, sino que el Ayuntamiento debe justificar la asignación de una u otra categoría. Dicha asignación suele tener en cuenta los servicios existentes, la proximidad al centro de la ciudad, el transporte público disponible, entre otros factores. Por lo que lo habitual es que las calles con más servicios cuenten con una categorización mayor de calle. No obstante, es frecuente que existan errores en la clasificación fiscal de las calles, por lo que es conveniente contar con asesoramiento.

¡Recuerda! Si tienes dudas, consulta con FI Group, pues somos expertos en la tributación local relativa al Impuesto sobre Actividades Económicas, pues contamos con un equipo técnico y jurídico-fiscal especializado, por lo que te podremos asesorar en profundidad al respecto.

Neus Teixidor

Abogada fiscalista de FI Group