Compartir en

Tributos locales

Es bastante habitual que, por contrato, se asuma el pago de los tributos locales por personas o empresas que, formalmente, no tienen la condición de sujeto pasivo del impuesto.

Por ejemplo, en caso de arrendamientos o de arrendamientos financieros (leasing) de inmuebles, es bastante común que el arrendatario se haga cargo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) y/o de la tasa de basuras, pese a que su pago corresponde al propietario del mismo.

Igualmente, en el caso del Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza (IIVTNU), más conocido como plusvalía municipal, el obligado al pago es el vendedor del inmueble. No obstante, en numerosas ocasiones, en el contrato de compraventa o, en el caso de leasing, en la escritura de opción de compra se estipula que es el comprador el que se hace cargo de dicho pago.

Por lo tanto, en estos supuestos, se produce un desajuste entre quién es sujeto pasivo del impuesto frente al Ayuntamiento y quién realmente abona el impuesto.

¿Quién asume el pago del tributo local?

Hasta hace poco, cuando quién asumía el pago del tributo por contrato quería discutir las liquidaciones correspondientes no podía hacerlo de forma directa, sino que era necesario que el sujeto pasivo del impuesto interpusiera el recurso o, en su caso, le autorizara para que pudiera proceder a dicha interposición.

Sin embargo, recientemente, el Tribunal Supremo ha analizado esta problemática y ha considerado que, en el ámbito de los tributos locales, quién asume el pago por contrato de los mismos se halla legitimado para interponer recursos contra las liquidaciones correspondientes.

Esta interpretación, sin duda, supone un cambio de criterio que beneficiará a quienes, pese a que venían asumiendo el pago de los tributos, no discutían sus liquidaciones, ya fuera por no contar con la autorización del sujeto pasivo o, bien, por no tener que estar pendiente de solicitarle a dicho sujeto que firmara y presentara los recursos correspondientes.

¡Ya lo sabes! ¡Si por contrato asumes el pago de algún tributo local, como el IBI, el IIVTNU, el ICIO o alguna tasa, ahora puedes recurrir los recibos sin necesidad de disponer de ninguna autorización del sujeto pasivo!

Por todo ello, te aconsejamos que, si has hecho frente al pago de alguno de estos tributos o vas a hacerlo pronto, cuentes con la ayuda de profesionales cualificados. ¡Recuerda que somos expertos en la optimización de este tipo de impuestos de carácter local y podemos asesorarte!