Compartir en

Barcelona lucha por convertirse en el punto de referencia en innovación y desarrollo del sur de Europa, y por ello se ha creado el plan de Barcelona Innovation Coast más conocido como BIC. Este proyecto nace con el objetivo de diversificar la economía de la ciudad y generar nuevos puestos de trabajo de calidad.

El BIC va alineado con las directrices de la Agenda 2030 y los principios de transición ecológica de Next Generation, ya que esta plataforma pública y privada tiene como fin potenciar los ejes de innovación situados en la costa barcelonesa.

Objetivos y público del plan

Con este plan se pretende concentrar las empresas de I+D+I en el eje de la costa de Barcelona y, de este modo, favorecer a que las entidades establezcan vínculos y colaboren en proyectos de innovación.

El plan de innovación BIC va dirigido a universidades, centros de investigación, clústeres y a empresas locales, nacionales e internacionales. Además, la idea es promover cuatro sectores estratégicos: movilidad, energía, tecnología/digitalización y salud. Se considera que estos cuatro sectores tienen un impacto directo sobre la ciudadanía y contribuyen a un modelo menos contaminado y más saludable de Barcelona.

¿Cuáles son los principales proyectos del Barcelona Innovation Coast?

Los proyectos más atractivos dentro de los cuatro sectores son:

Movilidad

  • Movilidad sostenible e inteligente
  • MaaS y desarrollo de prototipos
  • Última milla sostenible

Tecnología y digitalización

  • Servicios y productos (plataformas y sensores)
  • Software y aplicaciones móviles
  • Gestión y análisis de datos
  • Innovación digital transversal
  • Reducción de brechas salariales
  • Deep Tech

Energía

  • Descarbonización de la economía
  • Renovables
  • European New Green Deal
  • Edificios / Movilidad /logística

 Salud

  • Investigación e innovación biosanitaria
  • Biomedicina
  • Medicina de precisión

La zona pensada para situar el Barcelona Innovation Coast cuenta con 25.100 hectáreas, en las que actualmente ya se encuentran empresas TIC de referencia, universidades, como la Universitat Pompeu Fabra, y diversos centros de investigación.

Se prevé que en un intervalo de diez años aumenten las empresas en esta zona, gracias a los casi 550.000 metros cuadrados destinados a oficinas, que se encuentran disponibles actualmente. Este aumento supondría la creación de 40.000 puestos de trabajo directos y un impacto de 235 millones de euros para la ciudad.

En la reciente crisis sanitaria y económica de la COVID19 se ha reafirmado aún más, que el puntal indispensable para poder recuperarnos económicamente es el sector de la innovación. En este espacio se pretende generar economías de aglomeración que permitan conseguir un desarrollo más sostenible.