Compartir en

El pasado 1 de abril, el Ayuntamiento de Madrid, en coordinación con Hacienda, ha anunciado el comienzo de un procedimiento de regularización catastral de inmuebles no declarados en el municipio de Madrid, que durará hasta el 1 de abril de 2017. El proceso se ha iniciado con la publicación de la Resolución de la Dirección General del Catastro, de 17 de marzo de 2016 (BOE número 78, de 31 de marzo de 2016).

Conviene recordar que la regularización catastral tiene como finalidad la incorporación al Catastro Inmobiliario de los bienes inmuebles urbanos y rústicos con construcción, así como de las alteraciones (tales como ampliaciones y rehabilitaciones), en supuestos de incumplimiento de la obligación de declarar de forma completa y correcta las circunstancias determinantes de un alta o modificación catastral.

Por eso, la actuación inspectora culmina con la asignación de un valor catastral al bien inmueble aflorado y una fecha de efectos de dicho valor, información que se incorpora al padrón inmobiliario del municipio y servirá para la correspondiente gestión tributaria de los ayuntamientos respecto de las obligaciones por IBI de ejercicios futuros y pasados no prescritos, lo que puede suponer una cuantía elevada en el impuesto por estos últimos cuatro años.

Debe resaltarse que el hecho de que una construcción o reforma que no haya sido declarada ante el Catastro no implica que sea ilegal o legal. Es cuestión totalmente diferente la necesidad de proveerse de la preceptiva licencia urbanística que se otorga por la autoridad municipal y la obligación de presentar una declaración de alteración del bien inmueble ante el Catastro Inmobiliario.

Por ello, el plan de regularización catastral no multa las obras ilegales. Es competencia de las autoridades municipales y autonómicas el ejercicio de las labores de policía urbanística, calificación de infracciones e imposición de sanciones en el ámbito de sus competencias y su incorporación al Catastro no convalida ninguna de esas situaciones.

Además, este procedimiento de regularización catastral excluye la aplicación de las sanciones catastrales por incumplimiento de la obligación de declarar de forma completa y correcta las circunstancias determinantes del alta o modificación de los mismos ante el Catastro. Únicamente se ha establecido una tasa de 60 euros por inmueble objeto de regularización que debe abonar su titular.

Siendo esto así, ante una eventual actuación inspectora, en especial de la regularización catastral aquí comentada, en la que el interesado esté disconforme con el valor catastral notificado de un inmueble no registrado en el Catastro y la fecha de efectos de dicho valor, aconsejamos realizar un análisis tributario en cada caso concreto de la viabilidad del recurso contra el valor notificado y las liquidaciones complementarias del Impuesto sobre Bienes inmuebles que se hubieran liquidado, pues existen grandes posibilidades de éxito.

 Para solicitar más información y/o apoyo, puedes ponerte en contacto con nosotros haciendo click aquí.