02/07/2024

La Ley General Tributaria establece un sistema de sanciones para penalizar las infracciones de las normas tributarias. La gravedad de las sanciones se determina mediante unos criterios de graduación, que tienen en cuenta diversos factores para ajustar la sanción a la gravedad de la infracción.

En primer lugar, antes de entrar analizar la graduación de las sanciones, debemos preguntarnos qué son las sanciones tributarias.

¿Qué es son las sanciones tributarias?

Las sanciones tributarias son aquellas penalizaciones que impone la Administración Pública a aquellos contribuyentes que incumplen con sus obligaciones tributarias. Estas sanciones pueden ser de carácter pecuniario (multas) o no pecuniario (cese de una actividad).

¿Qué es la graduación de las sanciones?

La graduación de las sanciones son unos criterios mediante los cuales la Administración Pública va a determinar cuál es la gravedad de la sanción que se le va a imponer al contribuyente. La sanción se fijará dependiendo de si es una sanción pecuniaria (cuantía) o si es una sanción no pecuniaria (cese de actividad).

Además, la Administración Pública debe determinar los criterios de graduación de forma motivada, es decir, debe explicar en la notificación que recoja la infracción cuáles son los motivos por los que ha elegido esa gravedad.

¿Cuáles son los criterios de graduación de las sanciones?

Pues bien, los criterios de graduación de las sanciones vienen recogido en la Ley General Tributaria y en concreto son los siguientes: 

  • Comisión repetida de infracciones tributarias, es decir, cuando el contribuyente ya haya sido sancionado anteriormente por una infracción de la misma naturaleza ya sea leve, grave o muy grave.  
  • Suponga un perjuicio económico para la Hacienda Pública.  
  • Incumplimiento sustancial de la obligación de facturación o documentación.  
  • Acuerdo o conformidad del interesado.  

Es importante tener en cuenta que estos criterios de graduación son aplicables de manera simultánea.

¿Si me llega una sanción tributaria se puede recurrir?

Sí, se puede interponer recurso contra una sanción tributaria bien porque la sanción no esté motivada o cuando existan discrepancias con la sanción interpuesta. Debemos tener en cuenta que el hecho de interponer recurso contra la sanción conlleva a renunciar a una serie de reducciones de la misma por conformidad y, en determinados casos, por pronto pago. Así, es importante revisar de manera detallada cada procedimiento con sus propias circunstancias y características, con tal de conseguir el máximo beneficio posible.

En definitiva, la graduación de las sanciones es un sistema que viene predeterminado en la ley que tiene como objetivo disuadir a los contribuyentes de cometer infracciones tributarias y recaudar ingresos adicionales para las arcas públicas. Es importante que los contribuyentes conozcan los criterios de graduación ya que, a través de los mismos, la Administración Pública va a determinar la gravedad de la sanción.

En cualquier caso, si te encuentras en esta situación y has recibido una sanción tributaria, no dudes en contactar con el Departamento de Fiscalidad Inmobiliaria de FI Group. Contamos con un equipo técnico y jurídico especializado.

Patricia Gallego Moreno – Abogada