Compartir en

Como hemos ya hemos expuesto en anteriores ocasiones, aunque existe una regulación estatal de los tributos locales, lo cierto es que le corresponde a los Ayuntamientos la regulación concreta de los impuestos, tasas y contribuciones especiales del ámbito municipal. En concreto, dicha regulación se plasma mediante la aprobación de las correspondientes Ordenanzas Fiscales.

A este respecto, los Ayuntamientos pueden establecer tipos de gravamen, exenciones y bonificaciones, entre otros aspectos. No obstante, la aprobación de las ordenanzas fiscales o su modificación debe llevarse a cabo siguiendo un procedimiento específico, respetando las previsiones legales y contando con los informes justificativos correspondientes.

Por lo tanto, es muy importante estar atento a dichas modificaciones y analizar si el procedimiento de aprobación seguido y las modificaciones realizadas, en cada caso, se ajustan a la ley.

En este sentido, debemos poner de manifiesto que, en distintos municipios, se ha declarado la nulidad de algunas Ordenanzas Fiscales por la aprobación de las mismas prescindiendo del procedimiento establecido al efecto o sin respetar lo que establece la ley.

A modo de ejemplo, se ha declarado la nulidad de la Ordenanza Fiscal del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) del municipio de Fuenlabrada para los ejercicios 2015 y 2016 o, recientemente, del municipio de Sevilla para 2016, por la falta de motivación para el establecimiento de un tipo de gravamen diferenciado para los bienes inmuebles del municipio con mayor valor catastral.

Si quieres saber un poco más sobre este supuesto en concreto, no te pierdas el Webinar del próximo martes 16 de junio, al que puedes inscribirte en el siguiente enlace: https://register.gotowebinar.com/register/1607101578243292430

Por otro lado, también se ha declarado la nulidad de la Ordenanza Fiscal del IBI, de distintos ejercicios, de algunos municipios como Arroyomolinos, Granada o Majadahonda, por fijar un tipo de gravamen diferenciado para los bienes inmuebles con mayor valor catastral clasificados como “solares”, sin que la ley lo permita.

En cuanto al Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), también se ha declarado la nulidad de la Ordenanza Fiscal del de Fuenlabrada para los ejercicios 2012 a 2015, por la ausencia de motivación que justifique la aprobación de los coeficientes de situación aplicables a distintos inmuebles de dicho municipio.

Estos son algunos ejemplos, pero hay muchos más y pueden afectar a todo tipo de tributos locales, ya sean impuestos o tasas. Además, la declaración de nulidad de estas Ordenanzas obliga a los Ayuntamientos a emitir una nueva liquidación que se ajuste a la legalidad. Esto implica tributar por el importe que efectivamente le corresponda y, en consecuencia, un ahorro significativo en la tributación local.

Si quieres saber si estás tributando correctamente por los tributos locales, no dudes en contactar con nosotros. Contamos con un equipo técnico y jurídico-fiscal especializado en tributación local y autonómica, por lo que te podemos asesorar en profundidad al respecto.

Mireia Salas

Abogada