13/06/2024

La industria aeroespacial española está experimentando un crecimiento significativo en la última década, dinamizado por el nuevo paradigma del New Space. Junto con los “pure players” históricos del sector que siguen traccionando grandes inversiones y proyectos en I+D, han emergido diversas iniciativas privadas con modelos de negocio innovadores que apuntan a toda la cadena, desde el upstream hasta el downstream. Estos actores del New Space se caracterizan por su tendencia a alejarse del enfoque tradicional de equipos espaciales y cargas útiles de gran tamaño, de alto rendimiento, con una fuerte mitigación de riesgos, fabricados y operados por diferentes entidades, en favor de satélites económicos y fácilmente reemplazables, lanzados en constelaciones.

Concretamente, el sector no solo abarca la exploración del espacio exterior, sino también aplicaciones prácticas que afectan directamente a la vida cotidiana. Esto incluye sistemas de comunicación, navegación por satélite, observación de la Tierra, entre otros. Este enfoque integrado verticalmente permite a estos actores centrarse en el segmento downstream y aprovechar los datos para crear valor. Estas iniciativas de bajo riesgo y ciclo corto atraen fondos de capital de riesgo y empresas no espaciales, que invierten fuertemente en el sector espacial e impulsan un crecimiento dinámico.

Desafíos del sector aeroespacial

Este sector, aunque muy prometedor, se enfrenta a varios desafíos como la necesidad de fomentar la colaboración público-privada, mejorar la formación de capital humano especializado, incrementar la inversión privada y poder contar con financiación pública a nivel europeo y nacional suficiente para seguir adaptándose a nuevas tendencias tecnológicas relacionas con las constelaciones satelitales, o la inteligencia artificial en el espacio.

AEE se presenta como una plataforma clave

Con la creación de la Agencia Española del Espacio (AEE) en marzo del 2023, con sede en Sevilla y con personal muy experimentado en el sector, mayoritariamente proviniendo del CDTI se ha marcado un hito primordial en el desarrollo y estructuración del sector espacial en España. Sus objetivos y organización reflejan la voluntad nacional de confortar el posicionamiento del país a nivel europeo e internacional.

La AEE pretende crear un ecosistema favorable, dinamizar la industria espacial en su conjunto, promover la innovación y la competitividad como la colaboración público-privado, apoyar la internacionalización de las empresas, así como coordinar las políticas espaciales nacionales e internacionales, principalmente con la ESA. En este sentido, la AEE se presenta como una plataforma clave para canalizar subvenciones y fomentar el crecimiento y reconocimiento de un sector estratégico que ofrece amplias oportunidades económicas y tecnológicas.

  • A nivel de financiación pública y dispositivos de ayudas, el acompañamiento al sector de la AEE (junto con el CDTI) se traduce por una primera convocatoria nacional del Programa Tecnológico Espacial (PTE) enmarcado en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y más concretamente en el PERTE Aeroespacial. Esta convocatoria publicada a principios de mayo del 2024 augura futuros instrumentos de financiación, ya que la AEE se está dotando con una planificación plurianual a través del Programa Nacional del Espacio que queda por publicar y que tendrá como objetivo movilizar las empresas del sector hacia grandes orientaciones estratégicas de desarrollo.

Con la creación y estructuración de la AEE, este organismo público lidera sin duda alguna la dinamización y focalización del sector sobre futuras oportunidades de financiación pública. Aun así, el sector espacial, por su alto grado de I+D y la transversalidad de las tecnologías avanzadas que necesita para su desarrollo (como las relativas a la propulsión, la navegación y control, las tecnologías de comunicación, de materiales, la sensorica, fotónica, la inteligencia artificial o la automatización) puede movilizar una gama de incentivos, complementarios entre sí, para optimizar su financiación.

Otras ayudas del sector aeroespacial

Otros dispositivos de ayudas como las convocatorias de proyectos de I+D individuales (líneas específicas del PERTE Aeroespacial con condiciones específicas para el sector) o consorciados del CDTI (TRANSMISIONES, MISIONES) u de otros organismos como el PERTE CHIP, o incluso el PERTE EHRA por la parte propulsión/ energía para proyectos muy concretos o incentivos regionales para proyectos de inversión son movilizables. A su vez, las empresas del sector espacial pueden aplicar deducciones fiscales para sus proyectos de I+D+i, bonificaciones por personal investigador u optar por el Tax Lease principalmente para la financiación de activos (bajo condiciones y reglas de compatibilidad específicas).

La constelación de incentivos al alcance de las empresas del sector, con dispositivos nuevos y que vienen para quedarse demuestra que se están alineando los astros para impulsar nuevos proyectos e innovaciones y propulsar el país a la cabeza de nuevos segmentos del sector del Espacio.

Aurore Asorey

Sectorial Leader de Transporte en FI Group