Compartir en

Si hay algo en lo que todo el mundo está de acuerdo tras estos duros meses de pandemia es que la I+D y la innovación, junto a la digitalización y la sostenibilidad, son los pilares en los que basar la recuperación y los nuevos modelos económicos tras el COVID-19.


Está claro que hay que impulsar la ciencia y la tecnología más que nunca para dar respuesta a problemas y desafíos que son globales: la salud, el cambio climático, el agua… La lista sería interminable, pero una de las cuatro grandes áreas estratégicas donde la I+D pueda apoyar la recuperación, es la que se articula en torno al clima, la energía y la movilidad.


La presidenta de la Comisión Europea, Von Der Leyen, ya estableció en la hoja de ruta para su mandato dos objetivos principales: la sostenibilidad y el cambio climático Así nace el Green Deal, como centro de la política europea para los próximos años, con el objetivo de alcanzar la neutralidad climática y en emisiones de carbono en el año 2050.


El presupuesto europeo para los próximos siete años, que deberá ser negociado en Bruselas en los próximos días, junto al plan de recuperación dotado con 750.000 millones de euros, denominado Next Generation EU, condicionarán en buena medida que el nuevo Programa Marco de Investigación Horizon Europe pueda destinar el 35% de su presupuesto al cambio climático, con una propuesta de incremento de dotación presupuestaria respecto al Horizon 2020 de 13.500 millones de euros.


Ya hay en marcha iniciativas como el Innovation Fund y la European Clean Hydrogen Alliance, focalizadas en financiar tecnologías de captura de carbono o en la utilización del hidrógeno para reducir el impacto ambiental de industrias que utilizan combustibles fósiles y en las que no es tan evidente la transición a un modelo eléctrico. Claramente pueden constituirse como palancas de crecimiento y ayudar a recuperarnos del daño económico causado por la pandemia. En Castilla y León tenemos desde hace tiempo ubicada en tierras bercianas a CIUDEN, como referente internacional en la investigación en tecnologías avanzadas para la captura y almacenamiento de CO2, que deber seguir promocionando e impulsando iniciativas de investigación en el campo energético y medioambiental.


Es crucial en estos momentos conseguir que estas iniciativas sean prioritarias a nivel europeo, nacional y regional, sobre todo si en nuestro ánimo está trabajar por un mundo sano y un futuro esperanzador que poder legar a nuestros hijos. Nos va mucho en ello.

Si quieres saber más, contacta con nuestros expertos.

Rafael Pérez Abad es responsable de FI Group en Castilla y León.