17/05/2024

El 17 de mayo se celebra el Día Mundial del Internet con el objetivo de dar a conocer las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías y promover su accesibilidad a la red.

El uso de internet ha cambiado la forma de relacionarnos con el mundo. Gracias a las nuevas tecnologías y su conectividad, se han generado grandes avances que han supuesto beneficios para la sociedad.

Aferrarse a un modelo de negocio y no adaptarse a las nuevas tendencias y situación del mercado, puede poner a las empresas en riesgo. En estos últimos años nos encontramos en un mundo globalizado e hiperconectado. La velocidad a la que evoluciona la tecnología hace que las organizaciones tengan que ser muy ágiles y flexibles. Para ello, la necesidad de innovar y estar conectado es fundamental.

El Internet de las Cosas, una oportunidad de innovación

El Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) es el proceso que conecta los elementos cotidianos al Internet. Su funcionamiento parte de los sistemas de dispositivos físicos que reciben y transfieren datos a través de las redes inalámbricas. Al hablar del IoT, supone una ampliación del concepto actual del Internet que permite la conexión y la comunicación entre dispositivos y elementos físicos. 

Según datos recogidos por Forbes, para finales de 2024 se prevé que haya más de 207 billones de dispositivos conectados a la red mundial que conforman el Internet de las Cosas. 

A nivel empresarial, el IoT permite que las empresas puedan analizar los datos e información que las personas y dispositivos desprenden, para así poder crear estrategias y adaptarlas a los flujos y necesidades de estos dispositivos. Por lo que la utilización del IoT permite a las empresas optimizar su flujo de trabajo, monitorear sus procesos, realizar análisis y mejorar sus utilidades de manera rápida y eficiente.

Tener dispositivos hiperconectados ha supuesto avances significativos en muchos sectores empresariales, así como en situaciones cotidianas, como es el aparato con el que los diabéticos miden su azúcar en sangre y envía los resultados a su móvil y a su médico para tener un seguimiento detallado de su salud. Otro ejemplo puede ser la regulación de la luz de tu casa a través de una app en el móvil. O bien, a nivel empresarial, la optimización de procesos gracias a la monitorización de las líneas de producción, para poder sacar la información en tiempo real de las plantas y poder analizar y tomar las medidas necesarias.

La ciberseguridad 

La innovación digital debe ser un equilibrio entre el impulso de lo digital, como es la hiperconectividad en Internet, y la ciberseguridad. Las empresas deberán coincidir en que la innovación debe ir de la mano con los temas de seguridad de la información y ciberseguridad. 

Debido a la cantidad de dispositivos, usuarios y casos de uso conectados a Internet, y por ende, la gran cantidad de datos e información de las empresas, la interconexión de sus empleados y de sus negocios, generan que las superficies de ataque aumenten y cada día son más vulnerables. Es por ello, que se deben implementar medidas y procesos de seguridad para garantizar una protección y privacidad de los datos.

En conclusión, para impulsar la innovación de nuestra cultura y conciencia digital, se debe hacer frente al uso responsable de las herramientas tecnológicas, y así poder construir una sociedad digitalmente más segura.