Compartir en

featured image

Estamos pasando tiempos difíciles, de crisis, donde se están poniendo al límite personas, profesiones, gobiernos, y empresas. En esta situación, somos muchos los que nos hemos visto abocados al teletrabajo para poder seguir dando servicio a nuestros clientes. Pero algo que nos caracteriza es la rápida adaptación a las nuevas realidades y la curiosidad por la innovación. Esta nueva realidad nos está llevando a un nuevo modelo de organización laboral, que, aun temporal, no dejará de regalarnos aprendizajes para el futuro.

Momento de adaptación

A pesar de la buena actitud de empresas y trabajadores para sobrellevar esta nueva situación, son muchas las complicaciones técnicas que surgen cuando, de manera masiva, un gran volumen de trabajadores pasan de ejercitar sus funciones en entornos controlados y preparados para el trabajo telemático, a hacerlo desde sus casas.

La innovación tecnológica, y más concretamente en el ámbito de las tecnologías de la información y el desarrollo de software, se está mostrando como la diferenciación más evidente entre aquellas organizaciones y sociedades que, por haber invertido y apostado por la innovación en periodos de bonanza económica y social, ahora están en disposición de recoger los frutos en forma de un «más que razonable» nivel de productividad a distancia.

«Esta situación la superaremos entre todos juntos y con la ayuda de la tecnología»

Sin duda el teletrabajo es, en aquellos sectores en los que es posible, una herramienta clave en el mantenimiento de la actividad laboral y productiva y como medida de choque contra el Coronavirus.

La Inteligencia Artificial, Industria 4.0., blockchain, Big Data y Machine Learning, son algunas de las líneas de trabajo más desarrolladas en innovación en la mayoría de países avanzados unido al 5G. Estos dos factores, con las nuevas redes ultra rápidas serán capaces de dar servicio a un número mayor de demandas. Así como, nuevas aplicaciones y servicios remotos. En definitiva, medidas que ayudan al desarrollo de la sociedad en su conjunto y a librar las batallas con garantías en crisis como la que estamos viviendo.

Pero nada de esto sería posible sin la innovación y el avance tecnológico. Con un esfuerzo inversor que permita seguir desarrollando la tecnología que nos ayude a parar un golpe, el actual y el futuro, que podría ser mortal económica y socialmente para nuestro país. Por todo ello, aplaudimos las medidas planteadas en el recién publicado Real Decreto Ley 8/2020, donde se aboga por el apoyo al desarrollo del entorno digital para nuestras empresas «Especialmente relevante en este contexto es la dotación de soluciones de teletrabajo y la compra y leasing de equipamiento y servicios para la digitalización.»

La innovación desde FI Group

Desde FI Group llevamos más de 20 años asesorando a grandes empresas, Pymes y Startups en la gestión de incentivos fiscales y acceso a ayudas y subvenciones a la Investigación. Estamos especializados en Desarrollo e Innovación (I+D+i), acompañando a las organizaciones en las dificultades, y logros asociados a cualquier proceso de innovación.

Las medidas contempladas en el Real Decreto del Gobierno de España son, sin duda, una oportunidad. Tanto para los empresarios que verán en ellas una vía de desarrollo a sus proyectos de innovación, como para la sociedad, que experimentará cómo esos proyectos se hacen realidad y pasan a mejorar su día a día y a colaborar de un modo directo (y estoy segura de ello) a superar esta crisis por la que estamos pasando. Porque esta situación la superaremos entre todos, juntos, y la innovación será seguro parte de la solución.

Esta situación la superaremos entre todos juntos y con la ayuda de la tecnología.

MARIA COROMINAS

CEO – FI Group

Fuente original, El Economista