18/06/2024

¿Qué pasa si no accedo a su contenido?

En la era digital, las notificaciones electrónicas se han convertido en una herramienta fundamental de comunicación entre las Administraciones Públicas y los ciudadanos. Sin embargo, como en todo proceso automatizado, pueden surgir fallos que perjudiquen a los derechos de los interesados.  

En primer lugar, antes de entrar analizar las notificaciones electrónicas rechazadas, debemos preguntarnos qué es una notificación electrónica.

¿Qué es una notificación electrónica?

Las notificaciones electrónicas son aquellos documentos y/o avisos que envía la Administración que conllevan normalmente una consecuencia jurídica, bien porque sean actos administrativos o resoluciones, a los que el interesado puede acceder a través de internet (liquidación del IBI, requerimientos…).

Asimismo, es importante tener en cuenta que la ley reconoce de forma nítida que las notificaciones se deben practicar de manera preferentemente por medios electrónicos y, en todo caso, cuando el interesado resulte obligado a recibirlas por esta vía, como es el caso de las personas jurídicas.

Es importante tener en cuenta también que, aquellos interesados que no estén obligados recibir notificaciones electrónicas, como las personas físicas, pueden comunicar en cualquier momento a la Administración Pública que las notificaciones sucesivas se practiquen por medios electrónicos.

Además, las notificaciones por medios electrónicos se entienden practicadas en el momento en que se produzca el acceso a su contenido por lo que es necesario que el interesado acceda al contenido de la notificación.

¿Cuándo se considera rechazada una notificación electrónica?

Cuando la notificación por medios electrónicos sea de carácter obligatorio, o haya sido expresamente elegido por el interesado, se entiende rechazada cuando hayan transcurrido diez días naturales desde la puesta a disposición de la notificación sin que se haya accedido a su contenido.

¿Qué ocurre si no accedo al contenido de la notificación?

Pues bien, según la ley es posible que la desatención de las notificaciones y, en consecuencia, el no acceso por el ciudadano a su contenido se pueda sancionar siempre que ocurra el elemento subjetivo de la infracción y, ¿qué quiere decir esto?

Esto significa que dependerá de cada caso concreto de cuál es la responsabilidad que recae sobre el ciudadano por no haber accedido al contenido de dicho requerimiento. En la ley se recogen los motivos tasados por los cuales el hecho de no acceder al contenido de un requerimiento no da lugar a responsabilidad:

  • Cuando se realice por quienes carezcan de capacidad de obrar.
  • Por fuerza mayor.
  • Cuando el acceso a la notificación derive de una decisión colectiva. 
  • Cuando se haya puesto la diligencia necesaria.
  • Cuando sean imputables a una deficiencia técnica de los programas informáticos de la Administración.

Por lo tanto, es importante que cuando la Administración ponga a disposición en la Sede Electrónica una notificación, se acceda al contenido de la misma y si es un requerimiento, como hemos puesto de ejemplo, se actúe con la mayor diligencia posible para cumplir con lo requerido pues, si no te encuentras dentro de los motivos mencionados anteriormente, la no atención del mismo conllevará una sanción.

En cualquier caso, si te encuentras en esta situación y has recibido una sanción por no acceder al contenido de una notificación puesta a disposición por la Administración, no dudes en contactar con el Departamento de Fiscalidad Inmobiliaria de FI Group. Contamos con un equipo técnico y jurídico especializado.

Patricia Gallego Moreno – Abogada