Compartir en

El presupuesto de la UE a largo plazo, junto con Next Generation EU, el instrumento temporal diseñado para impulsar la recuperación y resiliencia, será el mayor paquete de estímulo jamás financiado a través del presupuesto de la UE.

NextGenerationEU es un instrumento temporal de recuperación de 750.000 millones de euros que se creó para ayudar a reparar los daños económicos y sociales inmediatos provocados por la pandemia de coronavirus.

El Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (RRF) representa casi el 90% de NextGenerationEU, con 672.500 millones de euros en préstamos y subvenciones disponibles para apoyar las reformas e inversiones emprendidas por los países de la UE.

Estrategia europea

La coherencia entre las reformas y las inversiones se garantiza mediante la organización de los planes en «componentes» temáticos coherentes con cualquiera de las prioridades establecidas en los siguientes marcos políticos:

  • Los Planes Nacionales de Energía y Clima que definen cómo los Estados miembros pretenden alcanzar sus propios objetivos climáticos de París y contribuir a los propios objetivos climáticos y energéticos de la UE para 2030.
  • El Pacto Verde Europeo, que ofrece un plan de acción que describe las inversiones necesarias y los instrumentos de financiación disponibles para impulsar el uso eficiente de los recursos mediante el paso a una economía limpia y circular, así como para restaurar la biodiversidad y reducir la contaminación.
  • La estrategia de la UE para «configurar el futuro digital de Europa«, que incluye objetivos para 2025.
  • La Estrategia Anual de Crecimiento Sostenible de 2021.
  • Las recomendaciones específicas de la UE para cada país.

Además, la Comisión Europea, en su Estrategia Anual de Crecimiento Sostenible 2021 (ASGS), ha establecido orientaciones estratégicas para la aplicación del DRR.

Según esta las cuatro dimensiones son la sostenibilidad medioambiental, la productividad, la equidad y la estabilidad macroeconómica. Estas dimensiones constituyen el núcleo del Semestre Europeo y garantizan que la nueva agenda de crecimiento contribuya a sentar las bases de una recuperación ecológica, digital y sostenible.

Para beneficiarse del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, los Estados miembros deben presentar sus proyectos de Planes de Recuperación y Resiliencia, en los que se exponen los programas nacionales de inversión y reforma.

Los planes de recuperación y resiliencia de los Estados miembros deben abordar los retos de política económica establecidos en las recomendaciones específicas para cada país y también deben permitir a los Estados miembros aumentar su potencial de crecimiento económico, la creación de empleo y la resiliencia económica y social, así como hacer frente a las transiciones verde y digital.

La Comisión presenta las orientaciones a los Estados miembros sobre los Planes de Recuperación y Resiliencia junto con un modelo estándar para sus planes.

Reformas

Las directrices de la CE presuponen que las reformas pueden tener un coste que el fondo de recuperación puede cubrir.

Las reformas pueden cambiar el funcionamiento de un mercado, una política o las estructuras institucionales o administrativas. También pueden favorecer objetivos políticos como el crecimiento económico, la creación de empleo, la resiliencia o las transiciones energética o digital.

Las reformas y su calendario deben ser detallados, para permitir el establecimiento de hitos y objetivos, así como la estimación de su coste.

Inversiones

Las inversiones del plan pueden acumular capital fijo, humano o natural. Esto incluye activos intangibles como la propiedad intelectual, la investigación y el desarrollo, o las habilidades.

Los Estados miembros deben tener en cuenta la taxonomía de inversiones sostenibles de la UE.

Esta prioriza la inversión en las categorías de mitigación y adaptación al cambio climático, uso sostenible y protección de los recursos hídricos y marinos, economía circular, prevención y control de la contaminación, y protección y restauración de la biodiversidad y los ecosistemas. Además, los Estados miembros deben prestar atención a evitar las inversiones que perjudiquen significativamente los objetivos medioambientales.

Por lo general, el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia no financiará gastos recurrentes como inversión.

Las inversiones deben ser coherentes con el calendario del mecanismo, que implica la autorización hasta 2023 y los desembolsos hasta 2026. Las inversiones que impliquen compromisos fiscales más allá de 2026 deben ir acompañadas de una explicación de cómo se mantendrá el compromiso fiscal.

Las directrices alientan las inversiones públicas que puedan multiplicarse con inversiones privadas adicionales. La Comisión también anima a que los planes incluyan inversiones transfronterizas y multinacionales, especialmente en el marco de las iniciativas multinacionales de la UE existentes, como las alianzas industriales, el programa de financiación de la investigación Horizonte Europa o las asociaciones de investigación e innovación. Sin embargo, los proyectos transfronterizos y multinacionales implican complejidades adicionales en la asignación de fondos y en el establecimiento y evaluación de hitos y objetivos.

La aplicación del Mecanismo será coordinada por el Grupo de Trabajo de Recuperación y Resiliencia de la Comisión, en estrecha colaboración con la Dirección General de Asuntos Económicos y Financieros.

La Junta Directiva que estará presidida por Ursula von der Leyen, proporcionará una dirección política al Grupo de Trabajo para ayudar a garantizar que el Mecanismo se aplique de manera coherente y eficaz.

FI Group cuenta con 20 años de experiencia y quiere acompañarte en el nuevo camino de NextGenerationEU. Nuestros expertos y expertas están a tu disposición para analizar el encaje de tu proyecto en NextGenerationEU y dar los siguientes pasos junto a ti. Consúltanos.

Luca Pira, Consultor Senior de Ayudas Internacionales