Compartir en

Lo que más teme una empresa es a una inspección de la Administración Tributaria. Uno de los tributos objeto de inspección es el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE).

La forma de gestión de este impuesto lo hace propenso a este tipo de procedimientos inspectores, pues no debemos olvidar que el mismo se gestiona mediante la declaración de alta, modificación o baja de la actividad que debe realizar el titular de la misma.

Por lo tanto, el titular de la actividad tiene la responsabilidad de saber las actividades que debe declarar y los elementos tributarios que se tienen en cuenta en cada una de ellas. Así, es habitual que te surjan dudas a la hora de realizar esas declaraciones, pues una incorrecta declaración puede ser objeto de un procedimiento inspector, que puede terminar con la regularización de la cuota, así como la posible imposición de una sanción.

Pese al miedo a las inspecciones tributarias, estos procedimientos son muy habituales, sobre todo si realizas una actividad en grandes superficies fabriles. En este sentido, hay que tener en cuenta que la Administración tributaria cuenta con numerosos datos, por lo que vigila que nuestras declaraciones sean correctas y se correspondan con la actividad que se desarrolla.

De hecho, no hay que olvidar que existan en un mismo inmueble diversas actividades, por lo que cuantas más actividades, más elementos hay que tener en cuenta a la hora de tributar.

Pero, ¿qué hay que hacer si te abren un procedimiento inspector?

La notificación de una inspección tributaria no tiene por qué ser un drama, siempre y cuando sepas qué hacer. A este respecto, es importante contar con asesoramiento especializado, como el que ofrecemos desde FI Group.

Sin embargo, vamos a darte cuatro tips a tener en cuenta para que sepas perfectamente cómo actuar y sobrevivir a una inspección de la Administración tributaria:

  1. Atiende a todos los requerimientos de documentación que te soliciten, ponles las cosas fáciles a los inspectores.
  2. Intenta presentar la documentación presencialmente, visitando al inspector que tramita el procedimiento, y no solo para la firma de las actas. Según nuestra experiencia, que el inspector te conozca y te vea la cara hará que tenga mayor empatía contigo.
  3. Cuando te notifiquen la propuesta de regularización, revisa bien las actividades dadas de alta, así como todos los elementos que te están computado. Ten en cuenta que los epígrafes que te aplican sean los que corresponden a la actividad que estás realizando.
  4. Si todo es correcto, intenta firmar en conformidad, pues ello conllevará una reducción en la sanción y a su vez una reducción por pronto pago.

¡Recuerda! Si tienes dudas, consulta con FI Group, pues somos expertos en la defensa ante Inspecciones de Tributos Locales con un equipo técnico y jurídico-fiscal especializado, por lo que te podremos asesorar en mayor profundidad ante estas cuestiones.