25/01/2022
Compartir en

El turismo es uno de los sectores económicos más importantes del mundo. Así pues, la ONU define el turismo como: el fenómeno social, cultural y económico que supone el desplazamiento de personas a países o lugares fuera de su entorno habitual por motivos personales, profesionales o de negocios. Este concepto representa el significado lineal de la palabra, pero el turismo en la actualidad requiere de ser sostenible, digital y diversificado, marcando la necesidad de una hoja de ruta para la industria del futuro.

Todo ello con un elemento central que es el viajero y su experiencia. Por lo tanto, el significado de viajar engloba mucho más que antes. Ahora queremos conocer cuál va a ser el impacto medioambiental que ocasionaremos, sumergirnos en los destinos de una forma mucho más inmersiva y experiencial, contribuir a la conservación del mismo y disfrutar de entornos de manera más responsable. En definitiva, que el viajero pueda formar parte de la experiencia de una manera integral.

Un nuevo paradigma

La crisis sanitaria que experimentamos ha dado la oportunidad de replantearnos cómo ha de ser el sector turístico y su aportación a las personas y al planeta. La oportunidad de que, al reconstruirlo, el sector sea mejor, más sostenible, inclusivo y resiliente, y que los beneficios del turismo se repartan extensamente y de manera justa.

Este nuevo paradigma nos posiciona en el momento idóneo para plantear cual debe ser la ruta a seguir, no solo para ofrecer una experiencia al viajero, más verde y digital, sino cómo debemos plantearnos el nuevo concepto del modelo turístico sostenible. Esto es, cómo debemos adaptarnos y evolucionar ahora, para ser más resilientes y poder anticiparnos a las necesidades del futuro.

Para ello debemos ser conscientes de los compromisos que hemos de asumir como sociedad, responsables de empresas y gestores de destinos para perseguir los objetivos que nos plantean desde Europa. La relevancia del cambio climático, la biodiversidad de los ecosistemas, así como la preservación de los entornos, todo ello depende de la aportación y compromiso de los diferentes actores del sector. Para esto es inevitable crear una hoja de ruta específica, basada en las directrices actuales ya establecidas desde Europa bajo el Pacto Verde Europeo, alineado con la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible o el paquete de medidas Fit to 55 entre otros. Así, llevaremos a cabo una conversión hacia la sostenibilidad de manera unísona y democratizada.

Hoja de ruta hacia el turismo sostenible

Porque no podemos imaginar un destino sin alojamientos, sin ocio, sin oferta complementaria, sin entornos naturales, etc. El conjunto de la experiencia del viajero debe de percibir esa transición hacia el cambio y para esto todos los involucrados deben avanzar en la misma dirección. La búsqueda de un modelo turístico más sostenible, gracias a la transformación y la renovación.

Sin duda alguna, la clave para iniciar esta hoja de ruta debe estar fundamentada en el equilibrio de los siguientes principios:

  • Medioambiental: Llevar a cabo un uso óptimo, responsable y consciente de los recursos disponibles en el entorno. Se deben respetar los procesos naturales y aprovechar los mismos para integrarlos en la creación de valor para el ecosistema del turismo.
  • Económico: Establecer actividades económicas viables en el largo plazo, de forma que se aseguren unos beneficios socio económicos y medio ambientales bien distribuidos. Así, aportamos un modelo de turismo basado en la sostenibilidad de los recursos, igualitario, accesible y de generación de oportunidades.
  • Sociocultural: Reforzar el entorno cultural del destino fomentando sus valores y protegiendo a su vez el ecosistema. Además, potenciando el papel de las personas hacia un turismo de calidad, capacitado y cada vez más competitivo.

A fin de cuentas, es crucial afrontar la sostenibilidad de un modelo turístico democrático en el cual tenga cabida la diversidad, y donde toda tipología de destinos pueda dar ese giro transformacional tan necesario para ubicarse en el punto de partida hacia el turismo del futuro.

Así pues, la diversidad incluye el turismo de ocio, cultural, gastronómico, deportivo, de negocios, sol y playa, compras, congresos, naturaleza o salud entre otros. Todos ellos son fruto de una industria con gran potencial y que debe convivir y aliarse para evolucionar. También los destinos denominados maduros, deben ser punta de lanza, ahora más que nunca, hacia un nuevo modelo renovado, equilibrado y sostenible. De esta forma, el clásico concepto de “turismo de masas” adquirirá nuevas connotaciones, en donde puedan cohabitar los turistas y el entorno de forma consciente, repartida y responsable. Por lo que la clave está en perseguir unos mismos objetivos mediante una hoja de ruta planificada y trabajar de manera cooperativa para alcanzarlos.

En conclusión, esa hoja de ruta nos permitirá lograr destinos más sostenibles y digitalizados, donde encontraremos nuevos modelos de negocio más verdes, servicios y ofertas de calidad y entornos preservados gracias al equilibrio de la cogobernanza. Nos encontramos ante una gran oportunidad para perseguir un nuevo paradigma del turismo del futuro.

FI Group cuenta con 20 años de experiencia y quiere acompañarte en el nuevo camino de NextGenerationEU. Nuestros expertos y expertas están a tu disposición para analizar el encaje de tu proyecto en NextGenerationEU y dar los siguientes pasos junto a ti. Consúltanos.

Rocío Luque

× ¿Cómo puedo ayudarte?